Centro de Control y Monitoreo busca mayor eficiencia en cumplimiento de la normativa aduanera y la recaudación.

Comunicado Declaración Simplificada y Acumulada de Exportación
5 agosto, 2019
La DARA entrega 11 informes al Ministerio Público por intentos de evasión fiscal por casos de paquetería
14 agosto, 2019

Tegucigalpa 08 de agosto 2019- Con el objetivo de realizar un control aduanero a través de la Gestión de Riesgo y monitoreo electrónico en el Sistema Automatizado de Rentas Aduaneras de Honduras (SARAH), y lograr una mayor eficiencia en la recaudación de impuestos aduaneros, la Dirección Adjunta de Rentas Aduaneras (DARA), bajo la coordinación de la Comisión Presidencial de Reforma Integral del Sistema Aduanero y Operadores de Comercio (COPRISAO) ha puesto en operatividad el Centro de Control de Monitoreo (CCM).

La Gestión de Riesgo es una herramienta imprescindible en el actuar de cualquier Aduana moderna ya que ejerce control sobre personas, medios de transporte y mercancías en los puertos fronterizos, marítimos, terrestres o aéreos, para determinar la inspección física de un porcentaje específico de contenedores que arriban, ya que la revisión de todos los contenedores o de su mayoría es simplemente imposible y su efectividad prácticamente nula.

El Centro de Control y Monitoreo se encarga de evaluar el cumplimento aduanero por parte del funcionario y los Auxiliares de la Función Pública Aduanera, monitoreando en el SARAH la Declaración Única Centroamericana (DUCA), presentadas por el importador en las diferentes aduanas del país, a través del sistema se emiten alertas para el control de mercancía sensibles con alto riesgo fiscal que son aquellas a las que el sistema identifica con altos aranceles cuando existen dudas razonables de valor, clasificación arancelaria y de origen. Aunado a lo anterior se monitorean, las imágenes de rayos gamma y cámaras en predios aduaneros.

La nueva innovación en aduanas a través de modernizar procedimientos y tecnologías aduaneras, responden a necesidades de actualizarse a las necesidades del comercio exterior, garantizando la seguridad y control ya que cuando se activa la alerta mediante la verificación de la Declaración se puede comprobar el uso y aplicación que el importador y su agente aduanero le dan a la normativa aduanera. Con esto, se crean las condiciones para que en los predios aduaneros se garantice la seguridad física de las mercancías e infraestructura, implementar una estrategia de formación permanente, modernizar la estructura organizativa para asegurar la mejora continua de sus procesos.

Desde la implementación del CCM en el mes de julio se contabilizaron 617 alerta de las cuales la mayoría se conglomeran en la Aduana de Puerto Cortés, Aduana La Mesa, Toncontín y otros depósitos, productos de estos reportes a nivel nacional se realizaron ajustes y multas. Para un total de más de 27 millones de lempiras.

La Comisionada Presidente de COPRISAO, Eny Bautista explicó que el Centro de Control y Monitoreo está integrado por técnicos expertos de las áreas operativas de aduanas; Clasificación Arancelaria, Valoración Aduanera, Laboratorio Aduanero, Administración de Tratados, Departamento de Riesgo Aduanero, Regímenes Especiales y Fiscalización siendo una de las innovaciones de seguridad y control para las mejoras en la recaudación puestas en práctica por la COPRISAO.

El Centro de Control y Monitoreo se ha convertido en un apoyo al existir una duda razonable en la declaración, para los Oficiales de Aforo y Despacho quienes tienen la facultad e intervención directa. Al emitir la alerta lo que procese es la revisión documental de mercancías y con lleva a diferentes procedimientos si la duda es de valor, clasificación y de origen.

La Comisionada Presidente resaltó que con la CCM lo que se verifica es la correcta aplicación de la normativa contenidas en el Código Aduanero Uniforme Centroamericano CAUCA, y Reglamento del Código Aduanero Uniforme Centroamericano RECAUCA, Código Tributario y demás disposiciones aduaneras. El obligado que declare incorrectamente es el que presenta inconvenientes porque se realiza todo el proceso. Con la implementación del CCM, Aduanas de Honduras da pasos agigantados y firmes aplicando las mejores prácticas internacionales aduaneras.

La medición de los Tiempos del Despacho Global de las mercancías que se realiza en el Módulo de Gestión de Riesgo (MGR), inicia desde el momento del arribo (ingreso) de la mercancía al depósito de aduanas hasta el momento que se da la autorización del levante de esta, en el despacho aduanero, dicha medición se realiza en tres etapas.

La Primera Etapa denominada T. Arribo- T. Registro corresponde al tiempo medido desde el momento del ingreso de la mercancía al Depósito Aduanero hasta el momento del registro de la declaración de mercancía en el Sistema SARAH. En esta etapa intervienen el transportista, el depositario y el agente aduanero.

La Segunda Etapa denominada T.Registro – T.Selectividad, corresponde al tiempo medido desde el momento del registro de la declaración de la mercancía en el Sistema SARAH hasta el momento que se produce la asignación de canal luego del pago de los tributos correspondientes y solicitada esta selectividad por el declarante. En esta etapa intervienen ya sea el obligado tributario o el agente aduanero en representación de este último.

La Tercera Etapa T.Selectividad-T.Autorización corresponde al tiempo medido desde el momento que se da la selectividad de canal a la declaración de mercancía y se le asigna al Oficial de Aforo (para los canales rojo y amarillo) para su revisión hasta el momento que se autoriza el levante de la mercancía para su respectiva salida del depósito cuando corresponda. Esta etapa le compete directamente a la Administración Aduanera a través de la revisión (ya sea física o documental) por parte del Oficial de Aforo y Despacho.

Desde el 2016 a la fecha que la COPRISAO tomo el mando del sistema aduanero la disminución de tiempos de desaduanaje de mercancías se ha reducido significativamente en la medición de los tiempos del despacho de las mercancías de 34.6 % en el periodo equivalente a 2.7 días promedio lo que demuestra la eficiencia operativa que ha tenido en los últimos 3 años la Administración Aduanera mediante la reducción consecutiva y sostenida de los tiempos promedio de despacho de las mercancías.

Con respecto a los procesos para el desaduanaje existe una mayor participación que oscila entre 49.9% y 66.9% en el proceso de despacho de las mercancías en los tiempos medidos durante la primera etapa que es arribo, Registro); es decir, más de la mitad del proceso está en manos de las acciones que realizan el transportista, el depositario y el agente aduanero. Desde la intervención de la COPRISAO se observa que las mayores disminuciones de los tiempos medidos en la utilización del despacho de las mercancías se han efectuado en tercera etapa (T.Selectividad-T.Autorización) del proceso de desaduanaje, al pasar de 3.05 días (valor medio) durante el I Semestre de 2016 a 1.02 días (valor medio) durante el mismo periodo de 2019 (reducción del 66.5%), etapa que es responsabilidad propiamente de la aduana.

A la vez una mejora en el proceso de desaduanaje de las mercancías que se realiza en las diferentes Administraciones de Aduanas del país, al pasar de gestionar el despacho de las mercancías en un rango promedio máximo de entre 20 a 30 días durante el año 2016 a lograr disminuir dichos tiempos a un intervalo promedio de entre 10 a 15 días en lo que va del I Semestre de 2019.

En lo que respecta a las Aduanas de Puerto Cortés y La Mesa, se reporta una mejora en el proceso de desaduanaje de las mercancías al compararlo al segundo trimestre del 2016 y 2019 logrando una reducción de tiempos de un 42.7 % lo que se traduce en 4.4 días promedio en la Aduana de Puerto Cortés, respecto a la Aduana La Mesa se ha logrado una reducción de 26.7 % lo que representa 2 días promedio en la Aduana La Mesa .

Para el caso de la Aduana Toncontín se ha mantenido constante el proceso de despacho de las mercancías, reportándose que a la fecha (I Semestre de 2019) se mantiene un tiempo promedio de 0 a 15 días en el proceso de desaduanaje de casi la totalidad de las mercancías.

 

Translate »